Eugenio Mendoza Goiticoa

Nace en Caracas el 13 de Noviembre de 1906, Fue el cuarto de siete hermanos: Luisa, Carlos, Concha, Eugenio, Lope, Pedro y Eduardo en el hogar de los esposos Eugenio Mendoza Cobeña y Luisa Goiticoa.

Sus estudios los inició en el Colegio de los Padres Franceses, ubicado en la esquina de Piñango. Mas tarde se inscribe en el liceo Caracas; en vez de concluir su educación secundaria e ingresar a la Universidad, decidió hacer cosas e intentar caminos, entre gentes que miraban con desconfianza toda iniciativa de cambio. Se procuró colaboradores que le acompañaron en su propósito, lograr la segura y sólida transformación de Venezuela en un país moderno. Conjuntamente con el crecimiento de las empresas, viene la proliferación de las actividades asistenciales y formativas.

Eugenio Mendoza fue uno de los hombres más ricos de Venezuela. Dueño de una fortuna amasada por su propio esfuerzo, un hombre de profunda conciencia social e inagotable vena filantrópica. Fue el empresario más interesante en la Venezuela contemporánea debido a la visión con que funda y desarrollo los más importantes conglomerados industriales que el país conoció en el siglo XX, en particular entre finales de los años cuarenta y la década de los ochenta.

En un país como el suyo, de dramáticos contrastes entre la opulencia y la miseria, Mendoza pone su influencia y su voluntad al servicio de los menos favorecidos. El vasto imperio de sus intereses económicos sólo es comparable con la red de obras de progreso y de beneficencia sostenidas e impulsadas por él. Consciente de sus responsabilidades para con la colectividad, Mendoza ha sido ministro de Fomento y miembro de la Junta de Gobierno.

Inicia su primera empresa mercantil en la firma de comercio que se denominó Moisés Miranda & Cía. , Actuando como socio. El objeto: compra-venta de materiales de construcción importado y nacional; para esto sólo contaba con pocos colaboradores y escaso capital. En enero de 1932 compró las acciones del señor Moisés Miranda, quedando como único socio de la firma, posteriormente continuó bajo el nombre de Eugenio Mendoza h. & Compañía, nombre que se mantuvo hasta 1965 cuando cambia por Materiales Mendoza, C.A. Este fue el punto de partida de una obra empresarial de vastos alcances.

Preocupado por el candente problema de la miseria en los “ranchos” que rodean a las ciudades importantes, organizó la Fundación de la Vivienda Popular, para la construcción de casas. Y desde mucho tiempo atrás mantuvo un interés apasionado en los niños desvalidos, tal vez noblemente estimulado por el recuerdo de su primogénito muerto en un accidente.

Promovió la creación del Museo del Transporte, para lo cual, consecuente con su ideario, organizó la Fundación Museo del Transporte. Mendoza se ocupó personalmente de todas y cada una de sus obras, llevando a los que se benefician con ellas la sensación del cálido sentimiento humanitario que lo impulsaba, fue un prodigio de capacidad de trabajo y distribución fructífera de su tiempo.

1951, decide la iniciación de la Fundación Eugenio Mendoza, le da una dimensión estable y obligante a ese propósito de progreso público. Sus esfuerzos se basan en tres campos: La Niñez, La Agricultura y la Difusión Cultural. Establece modelos y sistemas que puedan ser aplicados más tarde en escala nacional.

En 1979, sin decadencia, sin descanso de actividad, en pleno que hacer impetuoso, sin resignarse a descansar y sin asomo de renunciar a sus esperanzas, lo sorprendió la muerte.


Copyright © 2017 - liderazgoymercadeo.com - Políticas de Privacidad
Todos los Derechos Reservados. atencionliderazgoymercadeo@gmail.com