Web www.liderazgoymercadeo.com
Domina tu tiempo
Nuevo sistema te da lo que el dinero no puede darte. Probablemente, el secreto más importante de los millonarios y del cual nadie habla.
 
Curso inversiones en bolsa de New York
Videotrader probado por más de 450 alumnos en 18 paises para aprender a invertir en la bolsa de valores de new york. Incluye video clases, material escrito y cuenta virtual
.
Seminarios in company
Jonny Martìnez
| Cursos Digitales
Jonny Martínez
| Cursos Digitales
Otros Autores
| Blog
Negocios
Como colocarte metas
Como colocarte metas
Estrategias para atraer clientes y generar mas ventas
Estrategias para atraer clientes y generar mas ventas
Basta de Diabetes
Basta de Diabetes
Udemy.com Home page 160x600
Biografías
Aime Bonpland

|

Aimé Jacques Alexandre Goujaud nació en La Rochelle , Francia; el 29 de agosto de 1773.

Bonpland cursó estudios de medicina en la Universidad de París. Pero su verdadera vocación era la investigación de la naturaleza vegetal, así que acudió al Jardín de Plantas de París para formarse en esa disciplina.

Por esa época se relacionó con el joven alemán Alexander von Humboldt; Bonpland enseñó a Humboldt botánica, zoología y anatomía y el científico germano correspondió con lecciones de física terrestre, astronomía y meteorología.

Luego, en 1799, Bonpland y Humboldt viajaron juntos durante cinco años a España, Venezuela, Colombia, Ecuador, Perú, Cuba, México y Estados Unidos, donde los jóvenes científicos fueron agasajados por el presidente Jefferson. Durante el extenso recorrido, que otorgó gran fama a ambos hombres de ciencia, Bonpland reunió un herbario de 60.000 plantas -del cual la décima parte correspondía a especies descubiertas por él. Además, como resultado de este viaje, escribió cuatro volúmenes sobre las plantas equinocciales de la obra “Voyage aux régions equinocciales du noveau continent fair” entre 1799 - 1804 y, en colaboración con Humboldt, los siete volúmenes de “Nova genera et spacies plantarum”.

De regreso a Francia, Bonpland conoció a la emperatriz Josefina, para quien trabajó como botánico e intendente de su jardín, cargo que ocupó desde 1808 hasta 1814, fecha en la que murió la emperatriz. Fue entonces cuando Bonpland decidió volver a América, aceptando el ofrecimiento de Simón Bolívar para radicarse en Venezuela. Finalmente se decidió por Buenos Aires después de que Bernardino Rivadavia, Sarratea y Belgrano lo invitaran cuando lo conocieron en Londres, en 1814.

Bonpland llegó a Buenos Aires en enero de 1817, acompañado por su esposa, dos jardineros, libros, gran cantidad de semillas y dos mil plantas (medicinales, frutales, hortalizas). Se propuso fundar el Jardín Botánico con la ambición de echar las bases definitivas del Museo de Historia Nacional, pero la situación creada por las necesidades de la guerra de la Independencia demoraron la concreción de la iniciativa.

Mientras estuvo en Buenos Aires, Bonpland ejerció su profesión de médico y colaboró con periódicos locales en cuestiones vinculadas con las ciencias naturales.

En 1818; Bonplad solicitó y obtuvo el cargo de Profesor de Historia Natural de las Provincias Unidas y emprendió diversas expediciones por el interior del país y también por la isla Martín García, volviendo siempre con mamíferos, peces, plantas, reptiles, fósiles y flores. En 1821 fue nombrado catedrático de materia médica del Instituto Médico Militar, aunque nunca ejerció la cátedra.

Dado que las circunstancias políticas de aquel momento no permitían realizar el Jardín Botánico y el Museo que él proyectaba, decidió hacer un viaje al Paraguay y a la hoy provincia de Misiones, viaje que inició a fines de 1820 estableciendo su cuartel general en Corrientes. Desde allí emprendió excursiones, no sólo con fines científicos, sino también con el propósito de fundar una colonia agrícola para la explotación de la hierba, ya que en 1821 había propuesto a Ramírez, caudillo entrerriano, la explotación metódica de los yerbatales misioneros y éste le prestó su apoyo.

Pero una vez establecido en Santa Ana, un cuerpo de 400 hombres enviados por el dictador paraguayo José G. Rodríguez de Francia invadió la explotación, destruyó las plantaciones, apaleó a los colonos y lo llevó prisionero al Paraguay, donde fue mantenido cautivo -a pesar de las airadas protestas de todo el mundo- por nueve años, durante los cuales ejerció su profesión de médico y se ocupó de la agricultura y de industrias menores.

Después de recobrar la libertad se quedó a vivir en Misiones, desechando la posibilidad de establecerse en el culto y civilizado ambiente de París. Pronto reanudó sus actividades científicas y colonizadoras. Hizo entonces viajes a Buenos Aires, Montevideo, Brasil, Paraguay y Francia. Pero también se preocupó por la política interna argentina, se pronunció contra el gobierno de Rosas, al que consideraba como el principal enemigo del progreso y la libertad de su nueva patria.

En 1854, Bonpland ya octogenario, fue nombrado Director del Museo de la Provincia. Había llegado el momento de los honores: Francia lo designó miembro de la Academia de Ciencias, y una institución científica de Alemania denominó Bonplandia a su revista. No obstante su edad siguió con sus excursiones científicas, remitiendo ejemplares a los museos de Francia y Alemania y negándose modestamente a publicar sus trabajos, aunque sí colaboraba con “El Plata científico y Literario”, uno de los primeros intentos de periodismo científico en Buenos Aires.

Bonpland murió en Santa Ana el 11 de mayo de 1858. El archivo de Bonpland quedó depositado en la Facultad de Ciencias Médicas de Buenos Aires, ciudad en la que una calle lleva su nombre.

Es conocido como Bonpland; debido al apodo que le dio su padre por la afición que desde pequeño tuvo por las plantas y que luego reemplazó definitivamente su apellido.






Otras Biografías
Abraham Lincoln
Abraham Stoker
Adam Smith
Ada Lovelace
Agatha Christie
Aime Bonpland

Albert Einstein

Albert Schweitzer
Alejandro Magno
Alessandro Volta
Alec Guinness
Alexander Fleming
Alexander von Humboldt
Alfred Adler
Alfred Bernhard Nobel
Alfred Carlton Gilbert
Alfred Joseph Hitchcock
Alfred Mosher Butts
Ana Frank
André Citroën
Andres Bello
Antoine de Saint-Exupéry
Antonio José de Sucre
Antonio Vivaldi
Aquiles Nazoa
Aristóteles
Armando Reverón
Arthur Ignatius Conan Doyle
Arturo Michelena
Arturo Uslar Pietri
Auguste Comte
Ayrton Senna
Benjamin Franklin
Bertrand Russell
Billo Frómeta
Blaise Pascal
Bruce Lee
Buda
Carl Gustav Jung
Carlomagno
Carlos Saavedra Lamas
Celia Cruz
Charles August Lindbergh
Charles Brace Darrow
Charles John Huffman Dickens
Charles Nelson Goodyear
Charles Robert Darwin
Charles Spencer Chaplin
Chester Floyd Carlson
Christopher Latham Scholes
Christopher Reeve
Cristóbal Colón
Coco Chanel
Dante Alighieri
Desiderio Erasmo de Rotterdam
Diana de Gales
Edgar Allan Poe
Elizabeth Cady Stanton
Enzo Ferrari
Ernest Miller Hemingway
Euclides
Eugenio Mendoza Goiticoa
Eurípides
Eva Perón
Federico García Lorca
Fernando de Magallanes
Florence Nightingale
Francisco de Miranda
Francisco José de Goya y Lucientes
Franklin Delano Roosevelt
Frederick Chopin
Frederick Henry Royce
Galileo Galilei
George Eastman
George Stephenson
George Washington
George Westinghouse
Giovanni Agnelli
Gottlied Wilhelm Daimler
Harry Houdini
Henry Ford
Henry John Heinz
Herbert George Wells
Hermanos Davidson
Hermanos Wright
Hipócrates
Indira Gandhi
Isaac Asimov
Isaac Newton
Isaías Medina Angarita
Jacques Yves Costeau
Jakob Ludwig Felix Mendelssohn-Bartholdy
James Watt
Jesucristo
Johann Gregor Mendel
Johann Sebastian Bach
John Dalton
John F. Kennedy
John Ronald Reuel Tolkien
John Winston Lennon
Johannes Gutenberg
Johannes Kepler
Jonathan Swift
José Antonio Anzoategui
José de San Martín
José Félix Ribas
José Julián Martí
Jóvito Villalba
Juan Pablo II
Juan Pablo Pérez Alfonzo
Juana de Arco
Julio Cesar
Julio Verne
King Camp Gillette
Konrad Zuse
Ladislao José Biro
Leo Hendrik Baekeland
Leonardo da Vinci
Levi Strauss
Lewis Carroll
Lisandro Alvarado
Lope Felix de Vega y Carpio
Louis Braile
Louis Pasteur
Louis Renault
Ludwig Van Beethoven
Madre Teresa de Calcuta
Mahatma Gandhi
Mahoma
Manuela Sáenz
Marco Polo
Marie Curie
Mari Wollstonecraft
Mark Twain
Martin Luther King
Miguel Angel
Miguel de Cervantes Saavedra
Miguel Otero Silva
Montesquieu
Morris Michtom
Napoleón Bonaparte
Nicolás Copérnico
Nikola Tesla
Niels Bohr
Ole Kirk Christiansen
Oscar Wilde
Pablo Picasso
Pedro Gual
Platón
Preston Thomas Tucker
Raúl Leoni
Rembrandt Harmenszoon van Rijn
Rene Descartes
Robert Hutchings Goddard
Robert Louis Stevenson
Roger Bacon
Rómulo Betancourt
Romulo Gallegos Freire
Rubén Darío
Rudolph Christian Carl Diesel
Ruth Handler
Salvador Dali
San Agustín de Hipona
Santiago Mariño
Simón Bolívar
Simón Rodríguez
Sigmund Freud
Sócrates
Soichiro Honda
Sor Juana Inés de la Cruz
Stanley Kubrick
Thomas Alva Edison
Thomas J. Watson
Victor Hugo
Viktor Frankl
Vladimir Kosma Zworykin
Voltaire
Walt Disney
Wernher Magnus Maximiliam von Braun
William Crapo Durant
William Denby Hanna
William Shakespeare
William Wallace
Winston Churchill
Wolfgang Amadeus Mozart
Yasser Arafat
Programa Líder Eficaz
Por fin un sistema paso a paso centrado en desarrollar tu habilidad para triunfar en esa nueva empresa o equipo al que te acabas de incorporar
Control de la Ira
Técnicas de gran alcance para identificar desde la raíz, las causas de la ira, esto te permitirá a ti y a tus sus seres queridos, vivir finalmente, una vida feliz, pacífica y agradable
Mercadeo Personal
Como venderse a si mismo
 

Copyright © 2017 - liderazgoymercadeo.com - Políticas de Privacidad
Todos los Derechos Reservados. atencionliderazgoymercadeo@gmail.com