Web www.liderazgoymercadeo.com
Videocurso de Marketing Digital para Hacer Crecer Tu Negocio
Evita 10 errores al emprender online y aprende los 10 principios para hacer crecer tu negocio o proyecto con Internet
 
Como colocarte metas
Descubre un método SENCILLO que te permite enfocar tu vida inmediatamente, planearte metas y conquistar tus sueños siguiendo simples y fáciles pasos.
.
Cursos Digitales
Jonny Martínez
| Cursos Digitales
Otros Autores
| Blog
Negocios
Desarrolla tu Marca Personal con un Blog
Desarrolla tu Marca Personal con un Blog
Domina tu tiempo
Domina tu tiempo
Aprende Coaching y Liderazgo Modulo 0
Aprende Coaching y Liderazgo Modulo 0
Udemy.com Home page 160x600
Artículos

Gerentes a “Media Máquina”

Vladimir Gomez
 
|
Cure su artritis
Olvídese del dolor con un método simple y natural, sin pastillas o costosos tratamientos

Cómo Incorporar la Mitad Negada de Nuestros Recursos

A veces pensamos que los gerentes son criaturas extraterrestres, seres dotados de talentos y capacidades supranormales, que se encuentran totalmente preparados para los difíciles y riesgosos procesos de toma de decisiones en los cuales se ven involucrados con tanta frecuencia.

Esta imagen surrealista puede haberse generado debido a la tremenda visibilidad que tienen los aciertos de los grandes ejecutivos, a lo mucho que se ha teorizado sobre el rol del gerente o al mito que rodea al “solitario en la cumbre”. Pero lo cierto es que estas personas son tan vulnerables como el resto de nosotros y que, con frecuencia, al igual que sus colegas mortales, cometen un curioso error: el de no asumir sus defectos, sino ocultarlos o negarlos.

Cuando nos toca participar en entrevistas de ejecutivos, una de nuestras preguntas favoritas a los candidatos es: “¿Podría Ud. indicarme cuales son sus tres mayores defectos?”

Las respuestas de los aspirantes son bien clásicas.

Una de ellas es la del personaje que comienza diciendo “Son tantos que no sé por donde empezar” y a la hora de precisarlo termina diciendo cosas como: “Soy muy exigente con la gente”, “Me gustan las cosas bien hechas”, “Me dicen que me dedico demasiado al trabajo”, “Tiendo a creer mucho en los demás”. Tornándose su discurso en una alabanza solapada a sí mismo, en lugar de ser la exposición abierta y diáfana de sus áreas a mejorar.

¿Por qué ocurre esto?

Las personas imaginamos que si ocultamos nuestras fallas lograremos de esa forma hacer que desaparezcan.

Muy insensatamente nos resistimos a ver el potencial oculto detrás de cada defecto.

En un caso de psicoterapia del que tuve conocimiento, el terapeuta lidiaba con un hombre que se consideraba a sí mismo muy inteligente, pero que había sido timado ya varias veces en proyectos de negocios. Sólo cuando el terapeuta logró llevarlo a que aceptara que a veces también se podía comportar como un tonto (parte del aspecto negado de sí mismo) es que el hombre logró salir del círculo vicioso en que se encontraba.

Gracias a asumir su cierto grado de tontera y al reconocer que podía volver a ser timado logró hacer algo al respecto, como protegerse. Mientras que cuando se mantenía negándolo -puesto que se consideraba a sí mismo muy inteligente- no hacía nada y caía una y otra vez en la misma falla.

Es por ello que debemos estar alertas respecto a estar empleando solamente la mitad de nuestros recursos o talentos; actuando como “Gerentes a media máquina”.

Esta actitud es consecuencia directa de nuestro sistema de creencias, de la manera singular en que concebimos el mundo.

Recordemos que las creencias no son verdad ni mentira, son sólo creencias.

Con esto me viene a la mente el cuento del viejito de 92 años que va a consulta con el médico y le dice:

-“Doctor, quiero consultarle algo. Resulta que todas las noches yo hago el amor con mi esposa”.

A lo que el médico, le dice, extrañado por tal vigor sexual:

-“¿Y cual es el problema?”

El viejito le responde:

-“Lo que pasa, doctor, es que también tengo una amante con la que tengo relaciones todos los mediodía”

Más extrañado aun el galeno le dice:

-“¿Y entonces?”

“Lo que sucede mi doctor –responde el viejito- es que tengo que confesarle que también tengo amoríos con una vecinita y tengo sexo con ella todas las mañanas”

Ya medio perplejo, el doctor le dice al viejito:

- “¿Y cual es su problema?”

A lo que el viejito responde:

-“Doctor lo que yo quiero saber es si a mi edad eso es bueno o es malo”

El médico airado le responde:

-“¡Mire señor eso ni es bueno ni es malo, eso, es mentira!”

Pues algo así deberíamos responder a esas personas que mienten, tal vez sin querer, respecto a sus falseadas limitaciones.

El valor que tiene identificar nuestras limitaciones es enorme, pues nos permite reconocer los topes que ponemos al desarrollo de nuestro potencial humano.

Algunos descubrimientos en tecnología genética y en investigación medica están sugiriendo que posiblemente cada ser humano nazca con la potencialidad de ser tanto un extraordinario deportista, como un brillante intelectual, como un músico excepcional; por mencionar sólo algunas facetas del ser humando. Pero lo que sucede es que venimos a este mundo con “topes mentales”, o los instalamos por nuestra cuenta y así andamos por la vida a “media máquina”.

Y en esto, las creencias son unas de nuestras grandes restricciones porque las podemos ver en los demás, más no en nosotros mismos.

Como el caso del hombre que estaba poniendo flores en la tumba de un pariente suyo, cuando ve a un chino poniendo un plato de arroz en la tumba vecina.

El hombre se dirige al chino, y en tono sarcástico le pregunta:

-"Disculpe señor, pero ¿cree usted que de verdad el difunto se va comer el arroz?

-"Si", responde el chino. Cuando el suyo venga a oler sus flores."

De esta forma procedemos, honrando nuestras creencias o nuestros mitos, pero despreciando los de los demás.

Las creencias, que en ciencia se denominan hipótesis y en religión fe, tienen una característica fascinante, nos sirven mientras que no llegamos a descubrir o a saber algo con certeza. Pero una vez que logramos saberlo, debemos dejarlas atrás o sustituirlas por otras creencias más completas; recordando que al fin y al cabo se trata de, tan solo, nuevas creencias.

No andemos pues por la vida como gerentes mentalmente hemipléjicos (con la mitad de los recursos paralizados). Asumamos nuestras debilidades, revaloricemos nuestras creencias, formulemos estrategias y construyamos talentos a partir del conocimiento que obtengamos de nosotros mismos.

Vladimir Gomez
Consultor en Estrategias y Gestión Organizacional, Director de Consultoría de la firma Trinodus S.A., conferencista y facilitador en temas de transformación personal y organizacional, autor del libro 'La Organización en 100 Palabras'
-
Como convencer a los demás
La ruta mental del oyente
Curso de Desarrollo Web Completo 2.0
Aprende haciendo! HTML5, CSS3, Javascript, jQuery, Bootstrap 4, WordPress, PHP, MySQL, APIs, apps mviles y Python
Serie Aprende: Negociación Efectiva
Como lograr el mejor acuerdo.
 

Copyright © 2018 - liderazgoymercadeo.com - Políticas de Privacidad
Todos los Derechos Reservados. atencionliderazgoymercadeo@gmail.com